Sobre nosotros

Ahora que están tan de moda las revoluciones, el romper con lo establecido, en Neowater hemos iniciado también la nuestra.

La nueva manera de beber agua hace referencia a que hay más opciones que caer en las redes de la publicidad de las grandes marcas de agua, hay una manera de volver a la esencia de abrir el grifo y beber agua pura como lo hacían nuestros abuelos. Los alimentos “funcionales” (aquellos que salen al mercado vendiendo unos beneficios para la salud) no han dejado al agua de lado. El multimillonario negocio del agua pretende venderte un producto con unas propiedades milagrosas y purificadoras. Al igual que en otros sectores usan el miedo y la inseguridad para que consumas sus productos. Alegan que el agua del grifo es menos pura, menos saludable y que es peligrosa. Nada más lejos de la realidad, el agua que recibes en tu casa es controlada a diario por miles de análisis de laboratorio, date cuenta que una empresa de suministro público de una ciudad de tamaño medio provee de agua al equivalente a 25 veces la suma de los clientes de todas las empresas de agua de España. La salud de mucha gente depende de ellos y no pueden equivocarse.

Neowater presenta una solución revolucionaria, responsable con el medioambiente y totalmente natural. Abrirás tu grifo y emanará el agua sin contaminar el medioambiente y respetando tu bolsillo. Agua pura, equilibrada y cristalina directa a tu vaso.

Queremos poner un engranaje más en esa revolución que se esta gestando para valorar y conservar el bien más preciado que tenemos después del aire, EL AGUA.

Únete a la revolución.

Equipo Neowater.

Compromiso medioambiental

¿Sabes que es el agua virtual?

El agua virtual es la cantidad de agua utilizada de modo directo e indirecto para la realización de un bien, producto o servicio. Es decir, además del agua que bebemos, consumimos otra gran cantidad para cocinar, ducharnos, limpiar, etc.

Así pues, esa agua que no vemos implica un enorme consumo del preciado líquido. Por ejemplo, pensemos en el consumo de un litro de leche, revisemos hacia atrás y hagamos algunos cálculos. Una vaca necesita comida para alimentarse y producir la leche y esa comida necesita agua para desarrollarse. Además la vaca también necesita agua para beber y para limpiarse y limpiar el espacio en el que vive. Considerando todo esto, podemos ver que el consumo de agua virtual que realizamos cada vez que tomamos un vaso de leche puede llegar a ser enorme. Según la organización Waterfootprint un vaso de 250 ml de leche ha usado 255 litros de agua para su producción.

Este consumo de agua virtual es especialmente relevante en los procesos de fabricación y distribución de agua embotellada.

Según un estudio realizado por la Asociación Internacional de Agua Embotellada en 2013, las compañías utilizan 1,39 litros de agua para producir cada litro de agua embotellada. Sin embargo estos datos no incluyen el agua consumida en los procesos de envasado de esta agua, que según un ingeniero del equipo de la Red de Huella Hídrica, aumentaría el consumo a 6 litros por litro de agua consumida.

Si a esto unimos además el agua consumida en el proceso de distribución y almacenaje la cantidad anterior aumentaría aún más.

Es por ello tan importante que consumamos agua de una forma responsable y en Neowater somos conscientes de ello, por eso buscamos siempre la mayor eficiencia en nuestros equipos de filtrado, minimizando con ello el agua que es desechada en el proceso de filtrado.

Únete a la revolución, reduce tu huella de CO2. En cuanto reduces emisiones de CO2 al tener un equipo NEOWATER.

Es indudable que gran parte del consumo de agua embotellada se realiza en envases de plástico, tanto por su coste como por la necesidad de retorno y reposición que implica el cristal.

Obviamente el cristal tiene también sus efectos contaminantes, tanto en su producción como en su proceso de reciclado, pero es el plástico el que está produciendo una mayor huella ecológica actualmente.

Las botellas de plástico se elaboran con un material conocido como PET (Polietileno Tereftalato), un producto que se obtiene de los hidrocarburos. La producción de este material tiene un fuerte impacto ambiental, ya que en su proceso de fabricación se generan gases de efecto invernadero.

Los productos de Neowater consiguen acabar con esta terrible acción contaminante, al evitar el consumo de agua embotellada reducimos la contaminación que se deriva de la fabricación de los materiales con los que se producen los envases y también la que es generada por el desecho de los propios envases.

Al consumir agua filtrada en lugar de envasada estamos reduciendo las emisiones de CO2. Algunos estudios afirman que el consumo de agua de la red reduce la generación de CO2 cerca de un 70%, así como el 100% del residuo plástico.

Con ello no sólo estamos consumiendo agua de calidad con un menor esfuerzo y coste, sino que estamos contribuyendo a la conservación y cuidado del medio ambiente.

Esta premisa no sólo está calando en los consumidores, sino que también está empezando a impactar en las decisiones tomadas por los gobiernos de diferentes lugares del mundo. Así pues, en 2016 se aprobó en San Francisco una norma cuyo objetivo era la prohibición de la venta de agua embotellada en plástico en lugares públicos. No es la única ciudad que ha comenzado a aplicar esta medida y todo apunta a que cada vez serán más las que tomen medidas de este tipo.

Aporta tu granito de arena a este esfuerzo colectivo por proteger el planeta dejando de consumir agua embotellada, Neowater puede ayudarte.

No más plástico

Según especialistas, las botellas de plástico tardan entre 100 y 700 años en degradarse. Además de todos los perjuicios que hemos ido mencionando, está uno de los más relevantes y a los cuales en muchas ocasiones no prestamos atención, la contaminación y el efecto nocivo sobre el medio ambiente que tiene el propio residuo que genera el envase.

Es cierto que una parte de los envases que consumimos se reciclan, y sin pararnos a valorar el efecto que sobre el medio tiene este proceso, lo que es también cierto es que otra parte muy importante no se somete a esta transformación y termina colmando vertederos y otras zonas no habilitadas para ello, generando un terrible y enorme impacto en nuestro medio.

El plástico, como ya hemos mencionado tarda mucho tiempo en degradarse y produce graves efectos contaminantes. Como suele ocurrir, son las zonas con menos recursos del planeta las que sufren más sus efectos, acumulando auténticos territorios del plástico que generan graves riesgos para la flora, la fauna y la población de estas zonas. También los océanos se ven fuertemente afectados, hablándose incluso de una auténtica isla de basura.

Acabar con esta lacra es responsabilidad de todos, evitar que este problema continúe creciendo y frenarlo de raíz, una necesidad inminente.

Nuevamente Neowater nos ofrece una alternativa para reducir la generación de residuos plásticos, sustituyendo el agua embotellada por la pura y sana que podemos obtener de nuestra red de abastecimiento.

Plantearnos un sistema como el que nos ofrece Neowater no tiene por qué ser únicamente una alternativa económica al consumo de agua embotellada, no tiene por qué centrarse en la reducción de esfuerzo al no tener que acudir a comprar y cargar continuamente con las aparatosas garrafas de agua. Uno de los aspectos más importante de las ventajas de este producto es el increíblemente positivo impacto que su uso tiene sobre nuestro medio ambiente, el que es responsabilidad de todos conservar.

Ayúdanos a ayudar a la naturaleza, es la fuente de riqueza más importante que tenemos.