UNA TECNOLOGÍA QUE CUMPLE 60 AÑOS EN EL MERCADO.

 

El proceso conocido como ósmosis ha estado sucediendo en la naturaleza durante millones de años y ocurre en nuestros cuerpos todos los días. Desde un punto de vista científico, fue descubierto por primera vez en 1748 por Jean-Antoine Nollet, un clérigo y físico francés.

 

Tras este descubrimiento, el estudio de la ósmosis casi desapareció durante 200 años hasta finales de la década de 1940, cuando los investigadores de las principales universidades estadounidenses comenzaron a reconsiderar el tema. Este renovado interés se basó en el deseo de encontrar una manera de filtrar o desalinizar el agua de mar, que era un objetivo establecido por la administración Kennedy para ayudar a desarrollar soluciones de escasez de agua para el país. En 1959, dos investigadores de UCLA, Sidney Loeb y Srinivasa Sourirajan lograron producir una membrana de filtración sintética que permitió producir agua dulce partiendo de agua salada.

La primera planta de ósmosis inversa comercial del mundo fue construida en Coalinga, California con la ayuda y dirección de Joseph W. McCutchan y Sidney Loeb, y en 1965 su programa piloto llamó la atención de ingenieros y gobiernos de todo el mundo. Este sueño increíble, que un día la humanidad podría realmente desalinizar el agua de mar a gran escala y de manera asequible, finalmente se estaba haciendo realidad. El progreso creció rápidamente a medida que aparecieron nuevos programas piloto en otros lugares. Las innovaciones y los descubrimientos de estos y muchos otros colaboradores harían de la tecnologia de filtración por membrana una tecnología relevante que permite a día de hoy atender la gran demanda de agua dulce que tiene el mundo.

 

¿QUÉ TIENEN EN COMÚN LA NASA, COCA-COLA,UN HOSPITAL Y QATAR?

Hoy en día, la tecnología de filtración por ósmosis inversa se utiliza en miles de procesos y aplicaciones diferentes en todo el mundo y se espera que esta industria continúe creciendo ininterrumpidamente en el futuro cercano. Con las fuentes naturales de agua potable cada vez más escasas y la tendencia continua a la desertificación mundial, las grandes plantas de tratamiento de agua por ósmosis inversa ahora proporcionan gran parte del agua limpia que utilizan algunas ciudades e incluso países pequeños. La mayoría de la gente no se da cuenta ahora, pero en el futuro cercano, el agua limpia pronto se convertirá en uno de los recursos más valiosos del planeta, razón por la cual la tecnología de ósmosis inversa es uno de los principales logros científicos en la historia humana.

La Estación Espacial Internacional (ISS) reutiliza el agua filtrándola por medio de ósmosis inversa.

Dasani, la marca de agua de Coca Cola utiliza la última tecnología en ósmosis  inversa para producir su agua.

En los hospitales, donde la calidad de agua es de vital importancia también confían en los sistemas de tratamiento de agua por ósmosis inversa.

Qatar, un país sin agua que se ha desarrollado gracias a la desalación de agua de mar.

LA TECNOLOGÍA MÁS COMPLETA Y SEGURA PARA PRODUCIR AGUA

¿Por qué se consideran los equipos de ósmosis inversa como el mejor sistema de filtrado de agua respecto a otros sistema más sencillos como filtros individuales o jarras de filtrado?

La respuesta es clara, un solo filtro no es capaz de eliminar de manera segura todos los elementos que pueden estar en el agua. Cada filtro elimina unicamente determinadas sustancias, por eso se hace necesario combinar varias tecnologías de filtración en un solo equipo para poder tener un agua con todas las garantías.

Por ejemplo, una de las etapas de filtración que incluyen los equipos de ósmosis inversa: la adsorción mediante carbón activado reduce la cantidad de metales pesados como plomo, cadmio o hierro, procedentes de la corrosión de las cañerías. También quedan retenidos en el filtro elementos como el mercurio, cobre, manganeso,...

Sin embargo, el carbón activado no retiene todas las sustancias potencialmente presentes en el agua como nitratos, fluor, exceso de minerales y sales disueltas, tampoco evitan la dureza del agua, causada por el calcio y el magnesio en disolución o las bacterias y virus. Estas sustancias que no eliminan los filtros de carbón si son eliminados por la etapa de filtración que sigue en el sistema de filtrado, la filtración tangencial mediante membranas (ósmosis inversa).

UN PROCESO NATURAL SIN QUÍMICOS NI CONSERVANTES.

Una de las principales ventajas de tener un sistema de tratamiento de agua en casa es que tenemos control final sobre el agua que estamos consumiendo. A diferencia de las aguas envasadas de las que no sabemos como se han tratado, ni como se han envasado o conservado hasta que las ponen en la estantería del supermercado o nos la traen a casa, el agua que producimos en casa con nuestros equipos ha sido filtrada en el momento de su consumo.

Como antes hemos comentado, la filtración mediante equipos de ósmosis inversa es el mejor sistema de filtrado de agua respecto a otros sistema más sencillos como filtros individuales o jarras de filtrado ya que el equipo incluye una combinación de varios sistemas de filtrado que es capaz  de eliminar de manera segura todos los elementos que pueden estar en el agua. El nivel de filtrado va siendo gradual desde las 20 micras (100 micras es el diametro de un pelo humano) hasta las 0,0001 micras. Sedimentos, cloro, sustancias orgánicas, metales pesados, sales, cryptosporidium, giardia, bacterias, virus y muchos otros contaminantes son eliminados con seguridad al desagüe. Se elimina entre el 95 y el 99,99% de todas las impurezas disueltas.

Son varios los pasos que sigue el agua dentro del equipo: filtración de sedimentos, filtración por adsorción mediante carbón activado, filtración de flujo tangencial mediante membranas de poliamida, post filtración de seguridad mediante carbón activado y un último paso de alcalinización natural del agua con calcio y magnesio.

El proceso de filtración de sedimentos

Este es el primer tratamiento que recibe el agua que entra a nuestros equipos.

El sedimento es cualquier materia particulada que puede ser transportada por un fluido y que se deposita como una capa de partículas sólidas en cualquier recipiente. En el agua, los sedimentos pueden ser granos de arena o particulas arcillosas, pequeñas partículas de materia orgánica o particulas derivadas de la corrosión de las tuberías del agua.

Los filtros de sedimentos pueden ser de distintos materiales, los más seguros son los fabricados en polipropileno (PP). El polipropileno está considerado el plástico ecológico y recomendado para estar en contacto con alimentos y para utensilios de cocina por su inocuidad.

Al igual que en otros muchos productos que se venden el mercado, no todos los filtros son 100% de polipropileno o de un propileno de alta calidad. En estos detalles se diferencia un equipo de calidad de otro de menor coste.

Características del polipropileno

  • No contiene BPA (también conocido como Bisfenol A) ni ftalatos.

  • Es totalmente impermeable.

  • Es resistente a la corrosión, tanto de ácidos como de alcalinos.

  • Es resistente a temperaturas elevadas, admitiendo incluso esterilización a 140º, por lo que es usado en artículos sanitarios.

  • Es resistente a cambios bruscos de temperatura, sin que su estructura molecular sufra ningún cambio.

Adsorción por carbón activado

El carbón activado posee la virtud de
adherir o retener en su superficie uno o más componentes (átomos, moléculas, iones) del líquido que está en contacto con él. Este fenómeno se denomina poder adsorbente. El carbón activado puede hacer estas tareas variadas debido a su sorprendente capacidad de atraer otras sustancias a su superficie y mantenerlos allí . Esto se denomina adsorción. Carbón puede absorber a miles de veces su propio peso en los gases , los metales pesados ​​, venenos y otras sustancias químicas (más de 250).

Son las altas temperaturas, la atmósfera especial y la inyección de vapor del proceso de fabricación del carbón activado lo que “activa” y crea la porosidad.

La calidad de los filtros de carbón que incluyen los equipos es muy importante y afectan directamente a su precio. El proceso de fabricación de carbón más común es mediante la activación con vapor a altas temperaturas (los de mejor calidad), aunque también puede ser fabricado añadiendo con productos químicos durante el proceso (procedimiento usual en Asia). Junto con la materia prima, el proceso de activación tiene una gran influencia sobre las características y el rendimiento del carbón activado por ello la importancia de certificar los filtros que incluyen los equipos.

Distintas aplicaciones del carbón activo son conocidas desde hace ya muchos siglos. En el año 1550 a.C. un papiro egipcio ya se refería a su uso como tratamiento médico en casos de intoxicación alimentaria y, posteriormente, se encuentran aplicaciones descritas por Hipócrates y Plinio el Viejo, principalmente con fines medicinales. De hecho, la mayoría de los casos registrados hasta el siglo XVIII se refieren a sus diferentes aplicaciones médicas. En el siglo dieciocho, carbones hechos de sangre, madera y animales, se utilizaron para la purificación de líquidos. Todos estos materiales, que pueden considerarse como precursores de carbones activados, sólo estaban disponibles en polvo.

Los experimentos científicos durante muchos años dan fe de la eficacia de carbón como un antídoto. En un experimento, se mezclo 100 veces el letal veneno de la cobra con carbón vegetal y se inyecto en animales de laboratorio . En ninguno de los casos el animal sufrió daño. En otros experimentos , arsénico y estricnina se mezclaron con carbón vegetal y fueron ingeridos por los seres humanos en condiciones de laboratorio. Los sujetos sobrevivieron a pesar de que las dosis de veneno fueron de 5 a 10 veces la dosis letal.

Filtración tangencial mediante membranas (ósmosis inversa)

Una vez que el agua ha pasado las primeras dos etapas de filtración (filtración de sedimentos y adsorción de carbón activado) que incluyen tres filtros, el agua llega a la etapa intermedia de filtración tangencial mediante membrana. Esta membrana esta compuesta por varias capas intercaladas y enrolladas sobre un tubo hueco que recoge el agua filtrada.

Los poros de estas membranas son un millon de veces más pequeños (0.0001 micras) que el diámetro de un cabello humano, por ello para poder filtrar el agua hay que empujarla a presión a través de la membrana. A medida que el agua va dando  vueltas en espiral dentro de la membrana, más y más filtrada queda, hasta que al final, solo el agua de alta calidad y bajo contenido en minerales pasa por el tubo central.

Esta configuración enrollada se conoce comúnmente como una membrana o un módulo enrollado en espiral. Están disponibles en diferentes tamaños según la cantidad y calidad de agua que queramos filtrar. Normalmente, la membrana de un equipo de ósmosis doméstico mide unos 29 cm de largo y 4,5 cm de diametro, mientras que uno para uso industrial pueden ser un metro de largo y 20 cm de diámetro.

Esta filtración a niveles tan microscópicos es lo que hace que la tecnología de ósmosis inversa sea tan segura para filtrar el agua.

En este punto es importante recordar que al igual que en el caso de los filtros de sedimentos o de carbón activado, existen varias calidades de membranas y no todas ofrecen las mismas garantías y certificaciones. Las membranas económicas tienen un motivo por el que son económicas. No vale la pena jugarse su salud y la de su familia comprando productos sin garantías.

Postfiltración de seguridad por adsorción de carbón activado.

Todo pensando en tu seguridad.

Si por un retraso en la frecuencia del mantenimiento del equipo o una saturación de los prefiltros de carbón activado algún componente indeseable atravesara las primeras etapas de filtración, esta postfiltración de seguridad garantiza que no continuen hacia el grifo del consumidor.

Otras empresas del sector no cambian este filtro anualmente en el protocolo de mantenimiento, otra de los detalles por los que Neowater es diferente.

Postfiltración secundaria: Calcita (carbonato cálcico) + Óxido de magnesio.

El equilibrio ácido-base, el balance entre la acidez y la alcalinidad determinado por el pH, tiene importancia para la salud. Aunque el pH en el cuerpo humano varía sustancialmente de un órgano a otro, necesitamos que nuestra sangre tenga un pH de 7.35, ligeramente alcalino, considerando que se mide en una escala del 0 al 14, donde el 0 es la acidez extrema y el 14 la alcalinidad absoluta.

Los médicos manejan estos parámetros todos los días ya que este delicado equilibrio se altera en condiciones de emergencia en el organismo con resultados potencialmente fatales. Pero a nivel cotidiano, ciertos factores pueden, a la larga, afectar el pH del organismo. Se ha demostrado que el exceso de sal y de azúcar refinada en la dieta, los alimentos procesados, los pesticidas, el estrés y la falta de sueño contribuyen a una sobreproducción de ácido en tu sangre. Además, con el paso de los años vamos perdiendo la capacidad de regular adecuadamente el equilibrio ácido-base, por lo que una dieta baja en potasio y rica en sodio nos lleva a una ligera acidosis metabólica perjudicial para la salud. 

Tras la etapa de postfiltración de seguridad, nuestro equipo incluye  una segunda etapa de postfiltración antes de consumo que nos permitirá consumir un agua no solo de baja mineralización sino rica en magnesio y con un pH alcalino.

Este filtro combina la calcita y el óxido de magnesio en un filtro que va añadiendo al agua estos dos beneficiosos componentes a medida que la va filtrando (al igual que hace la naturaleza con los manantiales de agua).

El óxido de magnesio ha demostrado ser un excelente compuesto para combatir la acción de los radicales libres responsables de la aparición de los síntomas del envejecimiento prematuro sobre la piel. Por esta razón, también es ideal para paliar el efecto de determinadas enfermedades causadas por estos nocivos agentes, como es el caso de la artrosis, un mal que afecta a los cartílagos presentes en las articulaciones.

Este compuesto químico también es ideal para regular el funcionamiento del sistema nervioso central. De hecho, juega un papel clave en la correcta transmisión de los impulsos eléctricos en el cerebro. Gracias a ello, su consumo es muy aconsejable entre personas que padecen trastornos de ansiedad, del estado de ánimo o depresión.

Sin embargo, uno de los efectos más positivos del óxido de magnesio guarda relación con el corazón y el aparato circulatorio. En primer lugar, este compuesto ayuda a regular el ritmo cardíaco y a impedir la aparición de arritmias. Además, es perfecto para las personas con hipertensión ya que ayuda a regular eficazmente los niveles de presión y tensión arterial. Por su parte, ha demostrado ser muy efectivo a la hora de reducir el colesterol LDL, que es aquel que se acumula en el interior de las arterias y que puede dar lugar a infartos y embolias.

CERTIFICACIONES: COMO DIFERENCIAR UN EQUIPO BUENO DE UNO MALO.

Debe tener en cuenta que un equipo de Ósmosis Inversa Doméstico no es como cualquier otro electrodoméstico en cuanto que esta tratando el agua que usted y su familia esta consumiendo a diario. En este tipo de equipos no solo se debe exigir le marcado CE y otras certificaciones eléctricas sino también  debe incluir todas las certificaciones referentes a materiales aptos para uso alimentario. Todos sabemos la diferencia entre una camisa 100% algodón y otra en la que el algodón se ha mezclado con otros componentes, en algunos casos desconocidos. En la fabricación de filtros y membranas, esto también ocurre. Algunas marcas mezclan materiales en la fabricación de estos filtros o membranas o utilizan materiales no certificados. Esto no solo puede crear el problema de que estos materiales no estén eliminando del agua lo que esta contiene sino que si son materiales no aptos para el consumo alimentario pueden estar añadiendo sustancias extrañas al agua.

A nivel internacional existen certificaciones como la NSF, WQA (Water Quality Association), WRAS, dwiQ, FDA o laboratorios independientes que garantizan que los materiales utilizados en la construcción de estos equipos son los adecuados y que los mismos realmente eliminan del agua lo que deben eliminar. Solicite certificaciones del equipo por el que se decida, gastará un poco más de tiempo y quizás invierta en un equipo con un precio más elevado, pero estará garantizando la calidad del agua que esta bebiendo usted y su familia.

La Certificación de Terceros

La certificación de terceros significa que una organización independiente ha revisado el proceso de fabricación de un producto y ha determinado de forma independiente que el producto final cumple con los estándares específicos de seguridad, calidad o desempeño. Esta revisión generalmente incluye revisiones integrales de formulaciones o materiales, análisis e inspecciones de instalaciones. La mayoría de los productos certificados llevan la marca del certificador en su empaque para ayudar a los consumidores y a otros compradores a tomar decisiones de compra fundamentadas.

NSF

La marca NSF asegura a los consumidores, minoristas y entes reguladores que los productos han sido analizados rigurosamente y cumplen con los requisitos de todos los estándares. NSF lleva a cabo inspecciones y análisis de productos periódicamente y sin previo aviso para verificar que el producto continúa cumpliendo con los correspondientes estándares.

NSF opera un espacio de laboratorio de última tecnología de más 27.100 metros cuadrados y brinda servicios a empresas en más de 150 países. Su personal está conformado por más de 1700 microbiólogos, toxicólogos, químicos, ingenieros y profesionales de medio ambiente y salud pública.

NSF International brinda un amplio rango de servicios para la industria del agua con el fin de ayudar a asegurar la calidad e inocuidad de los productos.

Desarrollan estándares y realizan análisis de laboratorio y certificación de productos para el tratamiento del agua, incluidos químicos para el tratamiento de aguas municipales y componentes de distribución, componentes de tuberías de plástico y de fontanería, productos para el tratamiento de agua potable en el punto de uso (POU) y el punto de entrada (POE) residenciales, filtros de agua potable y agua embotellada, además de equipos de agua para piscinas, spas y espacios recreativos. Desarrollan los estándares estadounidenses conforme al American National Standards Institute (ANSI) para todos los químicos utilizados para tratar el agua potable, y productos y materiales que entran en contacto con el agua potable.

Las normas específicas aplicables a los equipos de tratamiento de agua por ósmosis inversa son:

Norma NSF/ANSI 42: Unidades para el tratamiento del agua potable: Efectos estéticos. La norma cubre los sistemas de "puntos de uso" (POU) y de "puntos de entrada" (POE) diseñados para disminuir los contaminantes estéticos específicos o contaminantes no relacionados con

la salud (como el cloro, el sabor, el olor y las partículas) que puedan estar presentes en el agua potable pública o privada.

Norma NSF/ANSI 53: Unidades para el tratamiento del agua potable: Efectos sanitarios. La norma 53 cubre los sistemas "de puntos de uso" (POU) y de "puntos de entrada" (POE) diseñados para eliminar contaminantes específicos relacionados con la salud, como el criptosporidium

o la giardia, los químicos orgánicos volátiles o el éter metílico de tert-butilo que puedan estar presentes en el agua potable pública o privada.

Norma NSF/ANSI 58: Sistemas de tratamiento del agua potable por ósmosis inversa: Presentación. Esta norma ha sido desarrollada para los sistemas de tratamiento de ósmosis inversa de "punto de uso" (POU). Estos sistemas suelen consistir en un filtro previo, en una membrana de ósmosis inversa y en un filtro posterior. La Norma 58 incluye reclamaciones para la reducción de los contaminantes que suelen tratarse con ósmosis inversa, incluyendo el fluoruro, el cromo hexavalente o trivalente, los sólidos totalmente disueltos, los nitratos, etc. que puedan estar presentes en el agua potable pública o privada.

WQA (Water Quality Association)

WQA a diferencia de NSF es un organismo independiente sin animo de lucro especializado en la certificación de equipos de tratamiento de agua. Su programa de certificación más conocido es el Sello de Oro (Gold Seal). Este programa, después de décadas de existencia, es el programa de pruebas y certificación de terceros más antigua de la industria de tratamiento de agua. El sello de oro es fácilmente reconocible e informa a los consumidores que los productos son seguros y funcionan correctamente.

El programa de sello de oro está acreditado como organismo de certificación de buena reputación en los Estados Unidos y Canadá por ANSI (American National Standards Institute) y SCC (Consejo Canadiense de Normas) con la norma ISO / IEC 17065. Los consumidores y profesionales de la industria debe recordar siempre buscar la Sello de oro a la hora de elegir sus productos de tratamiento de agua.

CE

Mediante el Marcado CE el fabricante de un equipo indica que éste cumple con los requisitos esenciales fijados en las Directivas Comunitarias que le son de aplicación. Por lo tanto, si los productos son no conformes, no podrán ser comercializados.

La Administración, y a efectos de control, establece unos planes de inspección anuales (Industria, Consumo,...) que tienen como resultado el establecimiento de multas, y la retirada del mercado o prohibición de la puesta en circulación de equipos que pongan en peligro la seguridad o la salud de las personas, bienes o medio ambiente, tanto en España como en el resto de los países miembros de la UE.

ROHS

Restricción de sustancias peligrosas (Restriction of Hazardous Substances) es una directiva europea dirigida a restringir el uso de 6 materiales peligrosos usados en la fabricación de varios tipos de componentes o equipos electrónicos y eléctricos.

Plomo (Pb) – 0.1 %

Mercurio (Hg) – 0.1%

Cadmio (Cd) – 0.01%

Cromo hexavalente (Cr6+) – 0,1%

Bifenilos polibromados (PBB) – 0.1%

Polibromodifenil éteres (PBDE) – 0.1%

UNE 149101 – La legislación española exigible a los equipos de tratamiento de agua.

El vacío normativo que existía en España sobre los aparatos de tratamiento de agua para consumo humano en el interior de edificios se ha resuelto con la modificación del RD 140/2003, en el que se especifican para cada tipo las exigencias a cumplir.

La norma UNE 149101, que entro en vigencia en Noviembre de 2015 reune estas exigencias.

Los ensayos a que se somete el equipo consisten fundamentalmente en poner el aparato en régimen de funcionamiento durante 3 días y paro posterior  de 24 horas con agua en su interior. Se analiza el agua estancada y se compara su calidad con la del agua de red que lo alimenta. El agua tratada en ningún caso pueden incumplir  con el RD 140/2003.

Por lo que respecta a los parámetros microbiológicos los resultados se comparan con los obtenidos en la muestra de red también estancada durante 24 horas con el objetivo de detectar cambios anómalos en el recuento de colonias a 22 ºC que pudieran ser debidos al aparato y no a la red.

El ensayo de migración de materiales poliméricos se realiza sometiendo al aparato a tres periodos sucesivos de incubación de 72 horas cada uno. También se analiza el agua retenida en el interior del equipo y se compara con la de alimentación. Este ensayo se basa en el Reglamento UE 10/2011 y el RD 847/2011 sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con los alimentos por ser la legislación actual disponible más adecuada para los aparatos estudiados.

Tras la evaluación de la documentación del equipo para el usuario y para su validación, la referente a la composición de aleaciones según el Anexo A y la de materiales poliméricos del Anexo B, se aplicarán los criterios del Anexo D 'Diagrama lógico de decisión' para evaluar la aptitud del equipos.